Seamos francos, la tecnología cambió completamente el mundo y ya era hora de que cambiara la forma como funcionan las áreas de RRHH, en Latinoamérica estas áreas según los expertos están atrasadas entre 10 y 20 años, posiblemente esta sea la razón de por qué nuestra diferencia en productividad es tan grande.

Pero ¿por qué sucede esto? En nuestro proceso comercial en ocasiones cuando visitamos empresas, es como viajar al pasado en el Delorean, la máquina de volver al futuro, con Marty McFly y el doctor Emmett Brown, para llegar a la puerta de una empresa en la cual vemos que los procesos se siguen haciendo como hace 20 años, en donde aún hacemos exámenes de papel, entrenamientos y exámenes físicos pero sobre todo que aún no han llegado a implementar una cultura de datos.

Hasta hace algunos años las personas de RRHH eran vistos como los encargados de la nómina y los cumpleaños, y si se esforzaban mucho posiblemente entraban en la parte de entrenamiento, pero por qué mientras muchos CEOs hablan de que las personas hacen parte de la piedra angular, la realidad es que en la mayoría de las ocasiones no vemos las áreas de RRHH como algo estratégico. 

Veamos por qué sucede esto:

Desconexión entre las áreas de RRHH y la gerencia: mientras todas las áreas como ventas, operaciones y finanzas llegan a hablar de números con frases como: “aumentamos las ventas en un 6%”, “el costo disminuyó en un 2 %”, “se aumentó la cartera a 45 días” las áreas de recursos humanos llegan con un plan estratégico de desarrollo pero no con números.

No se usan datos: Las áreas de RRHH en general han sido manejadas por personas que les gustan las personas, que les gusta la psicología y se preocupan por el ser, pero no han encontrado una relación de amistad con los números y justo por esto se ha impedido que se monten en el tema de Data driven HR.

Sistemas de medición atrasados: Anteriormente la tecnología hacía que medir los temas relacionados con RRHH como cultura, formación y engagement fueran muy costosos y su periodicidad era muy espaciada para lograr mostrar mediciones continuas que permitan mostrar cómo los procesos generan valor.

Sus acciones no se conectan a los driver de valor: No se conectan sus acciones al ROI y resultados, por ejemplo no conectamos la formación comercial a los resultados comerciales. Inclusive en una visita a una persona del área de RRHH de uno de los retailers de moda más conocidos de Colombia con presencia en varios países, nos mencionaba que no le interesaba atar la formación comercial a los KPI´s porque si salía mal podría perder su trabajo.

No quiero decir que todas las empresas sean iguales, pero si nos ponemos a ver el top 50 de las compañías de Great place to work en general nos damos cuenta que son las multinacionales, con prácticas que vienen de afuera las que mejor rankean, y pocas veces vemos a una empresa nacional, pero si estas son las grandes compañías, es una oportunidad para pensar cómo funciona en las compañías medianas o pequeñas.

Pero así como han cambiado otras áreas, lo mismo ocurre con RRHH, cuando compañías que existen hace 70 años son disruptivas, las gerencias empiezan a preocuparse por traer el mejor talento, pero no solo se trata de vincularlo, sino de retenerlo y desarrollarlo. Recursos Humanos era una área inentendida por la ausencia de datos, los nuevos gerentes de RRHH cada vez están entrando más al mundo de los datos, y es donde surgen tendencias como Hr-Analytics, Data Driven-HR.

Si bien el cambio ha sido lento en los últimos años, en los próximos 3 esto va a cambiar completamente pero la pregunta es ¿por qué? Trabajar con datos es un súper poder, pero no estamos hablando de datos porque sí, estamos hablando de datos que nos ayudan a tomar decisiones y nos permiten enfocar nuestros esfuerzos en las áreas que generan mayor valor.

¿Por qué este cambio va a ser tan rápido en los próximos años? Porque las empresas que usan nuevos modelos y avances tecnológicos como la inteligencia artificial tienen una ventaja casi injusta respecto a las que no, es como comparar un caballo con un carro y ahora ¿recuerdas cuánto tiempo pasó para que las personas dejaran de usar el teléfono fijo para pedir un taxi y empezaran a hacerlo por un app desde un celular?

Simplemente no estamos hablando de mejoras de solo un 5%, veamos algunos números de aplicación de la tecnología en RRHH: 

Tecnología en reclutamiento: Disminuye tiempos de contratación un 50%.

Tecnología en formación: Disminuye costos de formación un 30%.

Predictivos de performance: Hasta en un 18% de disminución en la rotación.

Tecnología en Engagement: Mejoras de engagement hasta un 30% lo que se traduce en empresas que tienen hasta un ”x” más de utilidades y son hasta ”x” más productivas.

Tecnología en ventas – gamificación para motivar: Aumentos en ventas hasta de un 20%.

¿Cuál es el riesgo de no hacerlo? Perder los mejores talentos y cuando esto pasa, bueno creo que ya son infinidad de historias.

Así que si no lo has hecho, comienza a crear tu cultura basada en datos para el área de Recursos Humanos.