Las personas somos irracionales, asumimos cosas de información imperfecta con base en las experiencias que hemos vivido en el pasado, y hoy en día el mercado laboral se ve afectado por esta razón, tenemos que entender que el cerebro está diseñado para ahorrar energía y esto nos ayuda siempre a sobrevivir, pero cuando hablamos de temas complejos,  de conectar mucha información es posible que esta misma condición humana nos impida lograr el mejor resultado para las organizaciones.

Hoy nuestros sesgos y la información imperfecta nos impiden encontrar el mejor talento, porque por naturaleza buscamos siempre lo conocido, lo cercano, es decir siempre una persona va a preferir contratar alguien con características similares a él o como él quiere ser, es decir toma decisiones basadas en el filtro de sus sesgos, quiero aclarar que los sesgos no se pueden eliminar, simplemente podemos volvernos más conscientes de ellos.

Pero, ¿qué pasa cuando juntamos los sesgos con una información imperfecta? por ejemplo información de hojas de vida en donde las personas no saben qué poner, qué información incluir, cuál excluir y cuál editar, en donde prácticamente quienes tienen más experiencia saben venderse más y quienes nunca aprendieron sufren las consecuencias, de nuestra naturaleza y un sistema de información imperfecto.

Déjenme contarles una historia, en 2019 iniciamos un proceso de descubrir el perfil de éxito de un cargo, fue posiblemente uno de los primeros procesos que diseñamos en donde buscas cuáles son las características que predicen el éxito de una personas, en este caso uno de los objetivos de la compañía era disminuir su rotación temprana y en sus años de trabajo uno de los descubrimientos era que si una madre tenía hijos menores de 3 años tiende a rotar mucho más, por esta razón no contratan personas que tuvieran hijos de menos de 3 años, después de analizar la data y profundizar mucho más encontramos que lo importante no era si tenias hijos o no, sino el tamaño de su grupo de apoyo (familia, amigos etc) y la distancia de ese grupo de apoyo respecto a su casa, inclusive si el grupo de apoyo cumplia ciertas condiciones, rotaban menos, eran mas comprometidos y generaban mejores KPI’s.

Imaginémonos cuantas veces descartamos a una persona de un proceso de selección por su hoja de vida, porque le falto información, o porque carece de ella o porque simplemente no teníamos tanta afinidad y la persona no era consciente del sesgo, es decir tomamos la decisión basado en información de nuestros sesgos.

Ahora, supongamos que en LATAM en donde se contratan más de 130 millones de personas al año el 30% de esas contrataciones tienen este problema y que solo el 3% de estas personas tienen un talento increíble que no es aprovechado por qué el sistema ha funcionado así , estamos hablando de más de 1 millones de personas con un gran talento, lo que significa una creación de valor gigante, pero simplemente nunca serán descubiertos pues el sistema que tenemos diseñado no funciona, es decir está dañado.

Esta es la razón por la cual las hojas de vida como las conocemos hoy van a desaparecer, en donde cada vez existen más sistemas de información que se podrán unir y mas metodos que a las luz de los datos nos van a permitir no solo entender que persona es mejor para trabajar en un cargo, sino con quién y qué potencial tiene.

Es decir pasamos de trabajar basándonos en habilidades y comenzamos a tener en cuenta potencial, compatibilidad e incluso la probabilidad de que esa persona pueda generar o no un KPI determinado y genere valor a la organización.

Así que la hoja de vida como la conocemos hoy morirá y con ella muchas prácticas que no generen buenos resultados, migraremos a sistemas consolidados automáticos que nos permitirán tomar información de múltiples fuentes, con una identidad digital unificada y esto no solo ahorrará tiempo a las personas, sino que será más justo y transparente un algoritmo que las mismas personas.

Este es por el futuro que trabajamos en Talentu en donde cada persona tenga mayores oportunidades, consiga trabajo más rápido, en donde cada empresa consiga el mejor talento y que quienes trabajan en las áreas de Talento se enfoquen en elementos más estratégicos que revisar una hoja de vida.